lunes, 30 de abril de 2012

La mecha encendida


Los intereses contrapuestos (políticos, económicos, economico-políticos) en la Argentina están confrontando mediante diferentes medios de comunicación. Lo que antes se disputaba en Radio y TV de aire, con limitado espacio, hoy se disputa en un territorio mucho mas amplio, que incluye canales de noticias, transmisiones deportivas, medios digitales y redes sociales.

Está a la vista que los sectores oficialistas han avanzado en los últimos dos años con mucha fuerza en la creación de un polo que se enfrente al poder enquistado de los tradicionales "monstruos" mediáticos como Clarín y La Nación. En principio fue el programa de la TV pública "678" y luego otros medios como Tiempo Argentino, Crónica (diario) y otros, diversas radios y canales que forman parte de la TDA (por ejemplo el canal de noticias CN23) los que apuntalaron la llegada del gobierno a este "campo de batalla".

La Ley de Medios Audiovisuales quedó de alguna manera en stand by por la astucia de los abogados del grupo Clarín, que dilatan su plena aplicación y es por eso que esta guerra de palabras aumenta en virulencia cada vez mas. Hoy, el grupo Clarín cuenta con una nueva figura, Jorge Lanata, quien funciona por si mismo como un medio mas, por el arrastre que tiene entre un sector de la sociedad, que le cree absolutamente cada palabra.

El ciudadano de a pie, el laburante, el tipo que no entiende de las cuestiones de fondo y que se limita a encender la radio, comprar el diario o participar de una red social, recibe mensajes de un lado y del otro de manera constante. Se alcanza un nivel de hartazgo tal que hay personas que detestan absolutamente cualquier mensaje político o periodístico. Otros, mas interesados por saber "lo que pasa" se ven practicamente empujados a decidir por una vereda. La vereda oficialista o la vereda opositora, practicamente los grises quedan de lado, todo esto no es nuevo, lo vemos desde hace un par de años y cada día se profundiza mas. Lo que antes era debate, hoy es ODIO. ODIO irracional.

Esta mecha encendida solo necesita de una víctima. Una sola víctima concreta, un loco, un demente que lleve esta disputa dialéctica al terreno de la violencia física, y ahí si vamos a estar en un grave problema. La justificación de la violencia no tardaría en llegar. En los últimos meses en los medios oficialistas se ha leido y escuchado palabras como "CIPAYO" y "VENDEPATRIA". En los medios opositores cada vez es mas normal leer y escuchar "CHORROS", "NEGROS" y "PARASITOS". pareciera que oponerse al gobierno es sinónimo de cipayismo o ignorancia y hablar en favor de alguna medida oficial es sinónimo de corrupción o estupidez.

Es casi imposible hacerle entender a la mayoria de la gente que se puede estar a favor en muchas cosas y en contra en otras. No lo entienden, se marca al que opina. Sos K o sos Anti K. Esto lo venimos discutiendo hace rato pero viene bien recordarlo, advertir, que esta clase de disputa cargada de odio solo puede traer resultados calamitosos.

Las cuestiones de fondo son las que a mi me interesan, aplaudo que las jubilaciones sean administradas por el estado y que haya dos aumentos por año. Aplaudo que YPF vuelva a ser Argentina, creo que nadie lo discute, en todo caso se discute como se recuperó. Aplaudo que haya asignación universal por hijo y una politica de fomento al mercado interno, porque está visto que la politica de recorte es un fracaso absoluto en todo el mundo, en europa crece la desocupación y se profundiza la recesión. ¿Me hace oficialista pensar estas cuestiones de fondo?.

No me parece bien que el INDEC brinde datos falsos, no me parece bien que Moreno tenga métodos temerarios, no me parece bien que Boudou se haya acordado un año después de denunciar a "las mafias", ni me parece bien el slogan de "Clarin Miente" en remeras y globos. No me parece bien que haya tanto chanta, ladrón y corrupto entre los gobernadores, algunos ministros, intendentes, etc. No me parece bien la política ferroviaria, no me parece bien que todavía no haya respuesta para las víctimas de Once. No me parece bien que se siga protegiendo a algunos monopolios y solo se ponga la lupa en los que no son oficialistas. No me parece bien la política respecto a Malvinas, y casualmente en eso hasta los opositores coinciden con el gobierno. Yo no.

¿Esto me hace opositor? ¿Esto me convierte en Anti K? No, yo entiendo algunas cuestiones que hacen a la politica, a la administración del poder, a los intereses contrapuestos de manera permanente, no creo en una politica de mariposas y arco iris, la politica tiene mucho barro, hay mucha mugre, hay mucho ladri, lo tengo en claro y aunque señalemos que existen esas cosas, prefiero quedarme con las cuestiones de fondo, aquellas que trascienden a los gobiernos. Porque a ciertos poderes no los podemos votar. A este gobierno lo podemos cambiar. No quiero que venga otro gobierno a decir que hay una crisis internacional, que hay que cuidar la plata y recortar siempre por el costado mas sencillo, que es el de la gente, el jubilado, el maestro, la industria nacional, el estado presente. Tampoco quiero un gobierno que en 3 años todavia no haya hecho NADA para revertir el proceso inflacionario. eso tampoco lo quiero. No quiero que el estado sea inmenso, pero tampoco quiero un estado ausente. Grises, no todo es K o Anti K. No fogoneemos ese bombardeo de cipayos, vendepatrias, gorilas, chorros, negros, choripaneros, parásitos y otras yerbas. Si realmente tenemos buenas intenciones no aportemos a la estupidez nacional. Depende de cada uno, hago mi autocrítica, a veces caigo en la respuesta fácil con el que piensa distinto a mi. Pero hago esta reflexión para que nos tomemos dos minutos y replanteemos que cosas van bien y que cosas van mal, no todo está bien pero tampoco todo está mal.

Valoremos lo bueno, señalemos lo malo, con respeto, no le pongamos mas leña al fuego porque nos podemos terminar quemando. y de eso los argentinos sabemos bastante.

2 comentarios:

Mariano J dijo...

Muy buen post! Es algo en lo que siempre pienso pero no me lo planteo como un tema de blancos, negros o grises. Lo hago a nivel conceptual.
El problema de los conceptos es que se "absolutizan", se imponen como algo que es o no es, no hay términos medios.
Como bien decís, dependiendo que medida apoyes, sos o no sos algo, hay una necesidad incansable de encasillarte en una categoría, sos nac&pop o sos cipayo.
De esa forma se corre el riesgo de dogmatizar muchas cuestiones e ideas y ya sabemos que con los dogmas no se puede discutir cuando justamente eso es lo que hace falta, más contraposición de ideas.
Bueh, no me explayo más porque no me va a alcanzar el espacio, sólo te felicito por el blog y por lo escrito en él.
Avanti.

Juli Sol dijo...

Bárbaro! Es muy dificil no ser catalogado al momento de emitir opinión, y pareciera que todo se reduce al mundo de un niño: o es bueno o es malo. Me gustan muchas cosas de este gobierno pero estoycon vos en lo de que la política no pierde su esencia, y es demasiado optimista (casi utópico) pensar que todo es color de rosas. Muy buena reflexión. Estoy igualmente indignada por los enfrentamientos constantes, como si denigrar al otro grupo diera más credibilidad a lo propio..