lunes, 4 de junio de 2012

Los fines justifican a los medios.


No creas nada, dudá, preguntá, investigá, indagá.

Andá mas allá de lo que te dan servido en bandeja. No le creas al político ni al periodista, no le creas al animador de tv, no le creas al actor ni al empresario, no le creas al economista ni al vecino, ni al amigo.

Hoy no es el momento de creer, no es el momento de sumarse ciegamente a una idea colectiva de manera impulsiva. Todos los que sentimos un grado de compromiso con el país nos vemos tentados a hacerlo creyendo defender algo en lo que creemos y a veces por no ir contra eso miramos para otro lado cuando no debemos hacerlo. Sin querer nos terminamos convirtiendo en herramientas de otros, como soldados de plomo en el tablero de juego de otros que no tienen mucho que perder.

Lo hacemos sin darnos cuenta, no nos tomamos un ratito siquiera para cuestionar lo que nos están diciendo.

No creas nada, dudá, preguntá, investigá, indagá.

Los medios ya no son medios sino fines. Los utilizan. Son moneda de cambio en el poder. La mayoría de los periodistas son utilizados. Ellos se ofenden cuando alguien se los dice, pero no pueden negar esa realidad. Ellos están presos del poder empresario y/o político (que a veces son la misma cosa). Dicen tener libertad en sus medios, pero esa libertad es limitada desde el momento en que todos los que forman parte del medio opinan igual o muy parecido. Practicamente no hay medio alguno en el que convivan periodistas que piensen de manera opuesta. Esa es la mejor muestra de que no existe tal libertad, sino periodistas contratados a la medida de la idea del empresario o el político que les paga. Y se decide la temática, no la deciden los que hablan a cámara sino "la producción". ¿Y a quien responde "la producción"...?.

Para algunos sectores de la sociedad los fines justifican a los medios. Aceptan que los comunicadores digan cualquier burrada, que abusen de la palabra y deformen la información malintencionadamente en pos de una finalidad. Los mas ingenuos creen que el periodista de hoy es un fiscal, un defensor del pueblo, un garante de la justicia, y que lo que hace lo hace por el bien de todos. Entonces elige a un periodista y decide creerle, elige a un medio y decide creerle, porque su discurso se encuadra dentro de lo que considera correcto. Pero todos coinciden en algo, todos creen que el periodista los está defendiendo. No le piden al periodista que los informe, le pide que los defienda. y el periodista de hoy se cree mas importante de lo que es. Hoy se cree protagonista de la película.

Hagamos un acuerdo. Ustedes leen todos mis posts anteriores donde hago referencia a la política del gobierno, donde critico, donde cuestiono lo que me parece mal, donde hablo del Indec, de los trenes, de la inseguridad, del futbol para todos y todo lo demás y me permiten por esta vez no hablar de lo malo que hace el gobierno para concentrarme en algo que hoy considero importante.

Quiero hablar de las ovejitas bonitas que todos los dias en radio y los domingos en prime time fogonean el odio, la falta de respeto, la violencia, la intolerancia y buscan un 2001 antes de diciembre que es cuando el grupo oligopólico va a tener que finalmente adecuarse a la Ley de Medios votada por el Congreso de la Nación Argentina. Estas ovejitas que hicieron muchas veces malos negocios y por eso fundieron sus medios dejando a mucha gente en la calle, están con todo. están muy picantes porque el botín es suculento.

Estas ovejitas que se cagaron en los trabajadores de prensa y le vendieron el alma al "Zar de la corneta" para tener su "revancha personal" y la cuenta bancaria rosagante. Estas ovejitas que nos quieren vender la farsa de que están ahí para cuidar de vos y de mí.

Estas ovejitas montaron este show destituyente y lo repiten cada semana. Ya no tienen argumentos sino "fuck you's". Ya no les da asco 678 sino que le copian sus ediciones malintencionadas. Ya no piden respeto porque no se lo tienen a los demás. Ya no les molesta el macartismo porque ellos macartean. Ya no respetan el voto porque ellos vinieron "a abrinos los ojos". Ya no creen que la cornetita es mala, sino que la cornetita es algo buena porque ahora les prestó el papel , el micrófono y la cámara que en otro tiempo les negó. Hoy son las estrellas del Zar, y se lo pagan bien, son obedientes y muy útiles.

No les creas a las ovejitas, no están ahí ni por mi ni por vos, están ahi por ellos mismos. Porque les quedan pocos cartuchos, porque la curva descendente ya los encontró, porque sus pares les perdieron el respeto. Solamente les quedan algunos incautos que los escuchan, los leen y los ven. No les creas, tampoco le creas a Cristina todo lo que te dice, ni a nadie del gobierno, dudá, preguntá, investigá, indagá. No te quedes con los videos manipulados de 678 y de las ovejitas. No te quedes con los mensajes apocalípticos de los economistas, ellos tienen dólares en el exterior, les importa un carajo tu billetera y tu puesto de trabajo. No les creas a los que creen que estamos en Suecia, tampoco les creas a los que te quieren hacer creer que estamos en Angola o en Cuba.

Se vienen tiempos muy jodidos. Te invito a que rechacemos la violencia en cualquiera de sus formas. Sea para los periodistas de 678 o para los de TN. Tenemos que estar despiertos. Nos costó mucho tener la posibilidad de elegir al gobierno en las urnas, nos costó mucho dejar atrás las sombras de la dictadura. Nos costó mucho olvidarnos de la violencia instalada. Alejémonos de los extremos.

Dudá, preguntá, investigá, indagá. No creas esto que acabás de leer, solamente tenelo en cuenta.

Y no les creas a las ovejitas, porque de ovejitas no tienen nada.

3 comentarios:

c@nrad@ele dijo...

Excelente artículo. Hay que tener siempre en claro que nadie es dueño de una verdad absoluta. Por eso hay que formar una opinión propia, utilizando la información analíticamente.

Mariana dijo...

No podría haberlo dicho mejor. Excelente.

ERNESTO STIVELMAN dijo...

Muy bueno grande, muy recomendable es leerlo